EDICIÓN N° 396, 18 AL 24 DE JULIO DEL 2018

Publicidad I Aviso Legal I Partners

 
 

 
El Semanario
Presentación
Editorial
Staff
Colaboradores
Nos Escriben
Contáctenos
 
 
 
 

 
   

REVISTA
La Voz de la Calle
Deporte & Cultura

 
   
   

Agregar a favoritos I Recomendar esta Página ISer tu página de inicio

   
   
Cultural
 

Revelan qué acción de nuestros
ancestros condujo a la mano humana

La fuerza necesaria para extraer el contenido calórico de la médula ósea en los huesos con fines alimenticios pudo haber contribuido a la evolución de la mano humana, lo que explicaría la diferencia entre nuestras manos y las de los primates, según un estudio publicado en The Journal of Human Evolution, informa el portal Science Alert.
Como se desprende de hallazgos arqueológicos, los antepasados humanos realizaban diferentes actividades manuales valiéndose de herramientas de piedra, como cascar nueces, romper los huesos para acceder a la médula ósea o la fabricación de herramientas nuevas. Los autores del estudio examinaron la repercusión evolutiva que estas acciones habrían tenido sobre el pulgar y la mano humana. Midieron la fuerza de las manos de 39 participantes mientras ellos realizaban diferentes acciones con herramientas de piedra.
De todas estas actividades, cascar nueces era la requería un menor nivel de presión. Según los científicos, esta actividad no requiere mucha fuerza y no ofrece la suficiente resistencia como para provocar cambios en la estructura de la mano, lo que puede explicar que los primates sean capaces de romper nueces sin manos humanas.
Por el contrario, la extracción del contenido calórico de la médula ósea, junto con la fabricación de escamas con martillo tuvieron un mayor impacto en la mano. En particular, los dedos pulgar, índice y medio fueron más activos. Así pues, los científicos consideran que la práctica de estas actividades puede haber sido clave en la evolución de la mano humana. Asimismo, concluyeron que el consumo de médula ósea podría haber contribuido en la evolución humana de destreza.

>>Volver al Índice


Identifican el momento en
que comienza el alzhéimer

Investigadores del centro médico Southwestern de la Universidad de Texas (Estados Unidos) han descubierto el momento exacto en que comienza el mal de Alzhéimer: cuando una proteína sana se vuelve en tóxica antes de formar coágulos mortales en el cerebro. Un estudio que publicaron el pasado 10 de julio en la revista eLife, arroja nueva luz sobre las transformaciones que sufren las moléculas tau antes de agruparse para formar trombos, un descubrimiento catalogado como “el Big Bang del alzhéimer”. Hasta el momento, se consideraba que esas proteínas solo podían causar daño a partir de que se agruparan con otras similares. Sin embargo, estos especialistas han refutado esa creencia tras extraer y aislar ejemplares procedentes de un cerebro humano. Los científicos determinaron que estas partículas dañinas crean los trombos que destruyen neuronas cuando exponen una parte que normalmente tienen plegada hacia adentro y se adhieren a otras proteínas tau. Esta información permitirá crear nuevas estrategias para lograr la detección temprana basadas en tratamientos que estabilicen esas moléculas antes de que el paciente sufra las devastadoras consecuencias de la enfermedad. Así, la intención es desarrollar una prueba clínica capaz de detectar un nivel peligroso de proteínas tau en la sangre o el fluido espinal, además de crear un compuesto que bloquee su neurodegeneración según comiencen a acumularse.

>>Volver al Índice


Descubren el color
más antiguo del planeta

Científicos de la Universidad Nacional de Australia han extraído del desierto del Sáhara el pigmento intacto más antiguo jamás registrado, de un color rosado brillante. Las muestras fueron tomadas de rocas de la cuenca de Taoudeni en Mauritania, África, y datan de hace 1.100 millones de años.
La investigación, publicada en la revista científica PNAS, constata el hallazgo de pigmentos 500.000 años más antiguos que todos los descubiertos antes, según el científico Nur Gueneli, de la Escuela de Ciencias de la Tierra de ANU, que encabezó el estudio. “Los pigmentos rosas brillantes son fósiles moleculares de la clorofila que fueron producidos por organismos fotosintéticos antiguos que habitaron un océano antiguo que hace mucho tiempo desapareció”, explicó Gueneli a través de un comunicado.
Tras triturar las piedras recolectadas, los científicos de la ANU, con apoyo del instituto Geoscience Australia y otros investigadores estadounidenses y japoneses, notaron que el pigmento es de colro rosa brillante en su forma diluida y se muestra de color rojo sangre o púrpura oscuro en su forma concentrada. “El análisis preciso de los pigmentos confirmó que pequeñas cianobacterias dominaron la base de la cadena alimenticia en los océanos hace 1.000 millones de años, lo que ayuda a explicar por qué los animales no existían en ese momento”, afirmó Gueneli.
Uno de sus colegas de la ANU, Jochen Brocks, añadió que los animales de gran tamaño, incluidos los humanos, comenzaron a prosperar una vez que las cianobacterias fueron reemplazadas en los océanos por las algas —“una fuente de alimento mucho más rica”— hace unos 650 millones de años.

>>Volver al Índice


>>Volver al Índice

 

   
 
 

LA VOZ DE LA CALLE es una publicación de CAPEVOZ E.I.R.L.
Jr. Zepita # 452 / Teléfonos: (044) 23 1421 - (044) 291512
TRUJILLO - LA LIBERTAD / PERÚ 2014
Contáctenos

Diseño & Desarrollo Web: Traceperu.com