EDICIÓN N° 373, 12 AL 18 DE JULIO DEL 2017

Publicidad I Aviso Legal I Partners

 
 

 
El Semanario
Presentación
Editorial
Staff
Colaboradores
Nos Escriben
Contáctenos
 
 
 
 

 
   

REVISTA
La Voz de la Calle
Deporte & Cultura

 
   
   

Agregar a favoritos I Recomendar esta Página ISer tu página de inicio

   
   
Crónica
 

Hacia un mundo sin billetes

LA TECNOLOGÍA BLOCKCHAIN FACILITA
NUEVOS ESQUEMAS DE PAGO VIRTUALES

Recientemente diversos estudios están explorando la posibilidad de emisión, por los bancos centrales, de monedas virtuales similares al bitcoin que puedan reemplazar a los billetes. Hasta ahora, crear un “efectivo digital” intercambiable de forma anónima entre iguales y sin intermediarios, como los billetes, era técnicamente imposible. Sin embargo, la tecnología blockchain (que combina registros de información distribuidos y criptografía, permitiendo transacciones directas entre iguales) facilita estos esquemas.
El uso de blockchain permite modificar ciertas características del efectivo: se puede limitar su circulación a un universo restringido (frente al carácter universal de los billetes); identificar a los tenedores (en contraposición al anonimato del efectivo); o introducir el pago de intereses (frente al valor nominal fijo de los billetes). Las propuestas existentes persiguen diversos objetivos: agilizar los sistemas de pagos interbancarios mayoristas, sustituir parcial o totalmente al efectivo (y reducir así sus costes de informalidad, ocultación fiscal y facilidad para actividades delictivas), aumentar la capacidad de las políticas monetarias para fijar tipos de interés negativos y reducir la probabilidad de crisis bancarias.
Hay cuatro modalidades de monedas virtuales de bancos centrales, que se corresponden grosso modo con esos objetivos: para pagos interbancarios, con una moneda restringida, identificada y sin intereses; como sustituto del efectivo, con una moneda universal, anónima y sin intereses; como herramienta de política monetaria, manteniendo el anonimato e introduciendo el pago de intereses; y como alternativa a los depósitos bancarios, de manera que toda la población tenga un depósito identificado en el banco central.
Los análisis de los bancos centrales se han centrado hasta ahora en las dos últimas opciones, las más disruptivas. Pero ambas plantean problemas. Por un lado, la implantación del pago de intereses aumenta la capacidad de las políticas monetarias frente a situaciones deflacionistas, pero la legitimidad de los bancos centrales podría verse cuestionada por políticas de represión financiera que entran en el terreno de las políticas fiscales.
Por otro lado, la creación de depósitos en el banco central para toda la población implica una separación entre medios de pago y provisión de crédito, cuyas implicaciones para la conversión del ahorro en inversión no son obvias. Puede incrementar la estabilidad financiera, ya que reduce la probabilidad de crisis bancarias, pero no está claro qué mecanismo alternativo transformaría los depósitos a la vista en crédito a medio y largo plazo. Las ventajas de los esquemas menos ambiciosos son claras en eficiencia y costes. Pero el balance entre beneficios y riesgos de las variantes más ambiciosas es incierto, lo que aconseja un planteamiento gradualista, comenzando por la implantación de una moneda virtual para pagos mayoristas y valorando el avance controlado hacia variantes más disruptivas.

¿Qué es BLOCKCHAIN y cómo cambiará el sistema financiero?

En los siguientes cinco años, esta tecnología en forma de libro de contabilidad pública virtual compartida podrá democratizar el sistema financiero, promover la inclusión en el sector e incluso podrá reducir la pobreza.
La tecnología Blockchain surgió, en un principio, como forma de garantizar las transacciones en línea del bitcoin y para permitir que dos partes pudiesen hacer negocios sin tener que conocerse entre sí y sin tener que confiar la una en la otra. Esta tecnología está diseñada sin una autoridad central en mente, como un banco o el gobierno, para supervisar las transacciones, describió la Universidad de Wharton.
Básicamente, el Blockchain es un libro de contabilidad pública virtual compartida en que las transacciones encriptadas son confirmadas por partes externas. En el mundo del bitcoin, estas partes externas se llaman “mineros”, computadores que resuelven problemas matemáticos complejos para confirmar las transacciones y ganarse comisiones.
Las transacciones confirmadas se colocan en un “bloque” y se añaden a la cadena. Una vez que el libro mayor es compartido con todos, se cree que es prácticamente imposible eliminar omodificar los datos, una premisa que ha resultado ser falsa en algunos casos. De acuerdo con una encuesta realizada por el Instituto IBM de Valor Económico y el Economist Intelligence Unit, una de cada siete empresas consideradas “pioneras” esperan tener la producción de Blockchain a escala comercial en 2017.
Los entrevistados estaban interesados en aprovechar los numerosos beneficios del Blockchain, incluyendo: la reducción de costos, la inmutabilidad de los registros, la transparencia de las transacciones y el potencial para la creación de nuevos modelos de negocio.
Por ejemplo, esta eliminaría la necesidad de almacenar numerosos registros en los bancos y otras instituciones durante la compra y venta de divisas. La encuesta monitoreó las respuestas de 200 instituciones de los mercados financieros globales.
“El bitcóin es sólo la punta del iceberg y es el primer caso de uso de la tecnología Blockchain, que a futuro nos van a permitir crear programas de micropréstamos, en donde las personas tomen préstamos de bitcóin en criptopesos mexicanos, pero que se muevan con la misma libertad, la misma automatización y costos de transferencia de la del bitcóin. Eso va a permitir en Latinoamérica bancarizar a la población que puede ser pobre y que no tiene acceso al sistema financiero”.
En los próximos cinco años, la tecnología Blockchain tendrá el poder de cambiar el sistema financiero a uno 2.0, democratizarlo, reducir la pobreza y promover la inclusión financiera, aseguran especialistas.

>>Volver al Índice


La Paz llama a la Igualdad

La paz trae la esperanza de mayor igualdad entre. Es una propuesta humana de felicidad, que no es comunista ni chavista. Y es el mejor negocio.
La mayor igualdad en el nivel de vida, que siempre será relativa por las cualidades, preferencias y circunstancias de las personas, es resultado de la equidad o justicia social, que da las mismas oportunidades iniciales a todos para que puedan decidir sobre la forma de vivir que quieren.
Danny Dorling, en su último libro, 'The Equality Effect'* (El efecto igualdad), presentado en la London School of Economics hace unos días, muestra que en los países de mayor igualdad, la gente es más segura, más tolerante y menos temerosa, y que por eso hacia allá se están produciendo cambios en la conducción de la política económica mundial, a pesar de que en los países más desiguales se ha convencido a la gente de que esa desigualdad es normal, pues quedan líderes que defienden la concentración de la riqueza, la tierra y el ingreso como conveniente para todos. El autor muestra que en las últimas cuatro décadas, Estados Unidos e Inglaterra tomaron el camino de la desigualdad y están pagando el precio. EE. UU. es el más desigual de los países de la Ocde e Inglaterra, el más desigual de Europa.
Mientras tanto, avanza en el mundo la toma de conciencia política de que es mejor más igualdad y de que esta llegará a ser tan normal como el voto de la mujer y el fin de las colonias. Porque, como lo muestra Dorling, los países de mayor igualdad económica tienen mayor confianza colectiva, mejor educación y cultura, seguridad y cuidado del medioambiente; mejor justicia, productividad, fortaleza institucional, alimentación y salud; y más democracia, más soberanía y más crecimiento económico.

>>Volver al Índice

 

   
 
 

LA VOZ DE LA CALLE es una publicación de CAPEVOZ E.I.R.L.
Jr. Zepita # 452 / Teléfonos: (044) 23 1421 - (044) 291512
TRUJILLO - LA LIBERTAD / PERÚ 2014
Contáctenos

Diseño & Desarrollo Web: Traceperu.com