EDICIÓN N° 396, 18 AL 24 DE JULIO DEL 2018

Publicidad I Aviso Legal I Partners

 
 

 
El Semanario
Presentación
Editorial
Staff
Colaboradores
Nos Escriben
Contáctenos
 
 
 
 

 
   

REVISTA
La Voz de la Calle
Deporte & Cultura

 
   
   

Agregar a favoritos I Recomendar esta Página ISer tu página de inicio

   
   
Crónica
 

Ni “feminazi” ni machista, ¡Basta de violencia!
Nos estamos distrayendo con el feminicidio

Por: Renán Ortega

Sé que esta columna va a generar polémica y sé que muchos me odiarán por lo que voy a decir, pero creo que estamos cayendo en un grave error. No solo voy a explicar por qué el caso de Juanita Mendoza Alva no debería ser tratado como feminicidio, sino por qué creo que el problema más grave, en este caso, ni siquiera ha sido el machismo.
Quiero empezar por aclarar que considero que hay una situación grave de violencia contra la mujer que debe ser combatido. Creo, también, que tenemos un serio problema de machismo que debe ser erradicado. Sin embargo, más serio aún es que no existe la justicia.
¿Por qué lo que hizo Esneider Estela Torres no es un feminicidio? Porque no cumple con los requisitos no solo descritos en el Código Penal, sino bajo la interpretación establecida en el Acuerdo Plenario-N°-001-2016 (el acuerdo plenario define cómo se debe interpretar el delito).
En simple, se exige que, para que haya feminicidio, quien lo cometa sea necesariamente un hombre adulto y que, además, haya matado a una mujer “por su condición de tal”. Y el problema es la definición de lo último. Es decir, el sujeto no solo debía querer matar a la mujer, sino que “se le agrega un móvil: el agente la mata motivado por el hecho de ser mujer”. El acuerdo plenario esboza una situación en la que la persona actúa por una situación social en la que el hombre trata de imponerse sobre la mujer y la ve como algo menor.
Habla de una “actitud de minusvaloración, desprecio, discriminación por parte del hombre hacia la mujer”, como parte de una “especie” inferior (ojo, el acuerdo plenario es el que utiliza la propia palabra especie). En otras palabras, Esneider debió matar a Juanita Mendoza por considerarla inferior, por discriminarla como mujer y para imponer su superioridad como parte de la especie dominante: el hombre.
Sin embargo, según lo que se sabe hasta hoy, a Juanita Mendoza la quemaron no por ser mujer, sino por los insultos que ella lanzó contra su asesino y por oponerse a la relación entre Esneider y su hermana.
Entonces, no basta con que haya matado a una mujer, sino que la motivación tiene que ser un desprecio por el sexo femenino y ese sentido de superioridad masculino. Hasta hoy, no se sabe si efectivamente el sujeto actuó bajo ese móvil.
Ahora, si queremos decir que un hombre que mata a una mujer siempre lo hace porque le tiene desprecio al sexo femenino, que siempre lo hace porque vive bajo una estructura patriarcal que de plano lo convierte en un ser que cree que puede hacer lo que quiera con las mujeres, deberíamos cambiar la ley para que siempre que la víctima sea mujer, haya feminicidio. Creo que eso sería un grave error.
Pero para mí el problema más grave de todos es que la muerte de Juanita se da en la siguiente situación: Esneider fue detenido en diciembre del 2017 por tráfico ilícito de drogas cuando distribuía 35 envoltorios de pasta básica de cocaína y, poco después, liberado. Ese mismo año fue detenido de nuevo por supuestamente cometer delitos con la banda “Los sicarios de Cajamarca”, destinada a robar y desmantelar motos y mototaxis, pero fue liberado. Este año, fue nuevamente detenido y acusado por pertenecer a la misma banda, pero fue liberado.
¿De verdad nos sorprende que un sujeto que ha sido detenido por formar parte de una banda que empieza con “Los sicarios de…” haya matado a una mujer poco después? ¿De verdad creemos que la solución pasa por poner penas más graves y llamar feminicida a un asesino? Yo creo que no. Yo creo que el problema pasa porque la justicia, en general, no existe. Porque no importa si le ponemos 40, 50, mil años como sanción a un delito, mientras la Fiscalía y el Poder Judicial puedan hacer de las suyas, toda campaña social se vuelve inútil porque otros Esneider van a seguir libres.
Hoy, el Consejo Nacional de la Magistratura es la estrella por unos audios revelados por IDL-Reporteros en que hasta parece que un juez negocia la libertad de un violador. Yo no sé si de verdad estamos apuntando al lugar correcto. Mientras pedimos penas más graves al Congreso, detrás de los titulares y las pantallas hay operadores políticos que negocian con los criminales que queremos ver presos y nadie lucha contra ellos, por lo menos no de verdad.

>>Volver al Índice


Jóvenes promesas de la poesía y el cuento fueron reconocidos por la UCV

Con el “Coloquio de Poetas” y la premiación a las jóvenes promesas del cuento y la poesía, la Escuela de Padres de la Universidad César Vallejo cerró con broche de oro el VIII Festival de Arte y Cultura Vallejiana, correspondiente al semestre académico 2018 – I.
En la categoría poesía, el primer puesto fue para Octavio Solano Castillo, trabajador administrativo de la UCV, cuyo poema “Voluntad” cautivó y emocionó al jurado calificador, así como al público asistente. Por su parte, Steffany Guadiamos Pacheco y Luis Ortiz Cruzado, estudiantes de las carreras profesionales de Ciencias de la Comunicación y Medicina obtuvieron el segundo y tercer lugar, respectivamente.
“El arte y la cultura en sus diferentes expresiones ayuda a los jóvenes a desarrollar sus destrezas artísticas. Si nosotros como padres de familia y docentes estimulamos y fortalecemos lo mejor de cada uno, tendremos jóvenes triunfadores y en un futuro no muy lejano quizás surja un César Vallejo o un William Shakespeare”, expresó la Dra. Cecilia Baldwin Olguin, Jefa de la Escuela de Padres de la UCV. En la categoría cuento, el primer puesto fue para Freidy Marquina Gonzales, estudiante de la carrera de Derecho. Su trabajo “Una balita nada más” narrada de manera breve y línea argumental única generó gran interés al jurado calificador. De la misma forma, Martha Olano Alvarillo y John Gavilán Rojas, docente de la Escuela de Nutrición y estudiante de Psicología consiguieron el segundo y tercer lugar.
Momentos previos a la premiación se desarrolló un interesante coloquio de poetas, el mismo que estuvo dirigido por el Dr. Vicente Sánchez Villanueva.
Reconocidos poetas y escritores de la región como: Dina Sánchez Baca (Premio Nacional de Poesía), Luz Pérez Cisneros (Integrante de la Asociación de Escritoras Norteñas), Santiago Aguilar Aguilar (Miembro de la Academia Peruana de la Lengua) y la talentosa escritora, Maidú Iparraguirre, participaron como jurado calificador en esta importante actividad cultural.
Los ganadores del VIII concurso de Cuento y Poesía 2018 se hicieron acreedores a diversos premios como: equipos de música, impresores, celulares, entre otros. Asimismo, los participantes que ocuparon el cuarto, quinto y sexto lugar recibieron un diploma y una mención honrosa.

>>Volver al Índice

   
 
 

LA VOZ DE LA CALLE es una publicación de CAPEVOZ E.I.R.L.
Jr. Zepita # 452 / Teléfonos: (044) 23 1421 - (044) 291512
TRUJILLO - LA LIBERTAD / PERÚ 2014
Contáctenos

Diseño & Desarrollo Web: Traceperu.com