EDICIÓN N° 388, 8 AL 14 DE MARZO DEL 2018

Publicidad I Aviso Legal I Partners

 
 

 
El Semanario
Presentación
Editorial
Staff
Colaboradores
Nos Escriben
Contáctenos
 
 
 
 

 
   

REVISTA
La Voz de la Calle
Deporte & Cultura

 
   
   

Agregar a favoritos I Recomendar esta Página ISer tu página de inicio

   
   
Crónica
 


Instantánea de uno de los izados de la bandera que se llevan
a cabo protocolariamente en la Plaza de Colón, en Madrid.

DOCE DE OCTUBRE, FIESTA NACIONAL

Inicio Firmas

La Exposición de Motivos de la Ley 18/1987, por la que se establece el día
de la Fiesta Nacional de España el 12 de octubre, dice verdades como puños

Por: Javier Junceda

Para empezar, que no hay nación que no dedique una jornada a recordar lo que une a sus ciudadanos social, cultural o históricamente. También, que dicha conmemoración debe servir para afirmar la identidad estatal y la singularidad nacional del pueblo español.
Y, en fin, que la fecha elegida simboliza la proyección de España más allá de sus fronteras, como consecuencia del proceso de integración de sus reinos bajo una misma monarquía, que cristalizaría en ese annus mirabilis de 1492, con las Capitulaciones de Granada en enero y con la llegada a Las Bahamas de las tres carabelas con el pabellón de los Reyes Católicos en octubre.
Como subraya la Ley, estas solemnidades suelen ser asumidas, aquí y en todas partes, por “la gran mayoría de los ciudadanos”, de cualquier orientación política. Siempre existen, como es natural, personajes o colectivos que buscan hacerse los interesantes o simplemente dar la lata para oponerse a lo que sea, amplificados hoy por las redes y los pelmazos medios amarillistas.
Pero eso nunca debe empañar una festividad de esta magnitud: somos muchos más, y desde luego mucho mejores, los que defendemos que España es una imponente nación, con una espléndida historia de la que debemos estar bien orgullosos, un presente que nos sitúa en los primeros lugares del concierto internacional en infinidad de aspectos, y con un futuro excepcional si no nos da por seguir intentando destruirnos, algo que según Bismarck llevamos siglos haciendo.
De España se han dicho un sinfín de sandeces, especialmente por envidia o ignorancia. Una gran parte han procedido de nuestros adversarios europeos tradicionales, en una comprensible dialéctica de ida y vuelta que hasta tiene su gracia. Lo que sorprende es que últimamente se han sumado a esta tendencia ciertos españoles, quizá por algún extraño problema metabólico o de simple desorientación.
Con ocasión de mis funciones consulares, un buen día vino a verme un individuo con la intención de renunciar a su nacionalidad. Enardecido, me manifestó que había dejado de querer a su patria, que le había abandonado cuando más lo necesitaba, y que si tal y que si cual. Como se trataba de un trámite diferente al habitual, contacté con la embajada del Estado al que representaba para pedir instrucciones. Al plantearle que jamás podría volver a ser nacional de su país natal de confirmar sus deseos, por imperativo legal, me contestó: “bueno, deje entonces que me lo piense un ratito más, porque quizá esto que siento ahora es pasajero y resulta que luego me arrepiento”. Nunca volvería por el consulado.
A estos ridículos españoles que no quieren serlo quizá les debiéramos proponer algo similar, para comprobar el grado de sinceridad de lo que cotorrean tan frívolamente o más bien para constatar su enésimo postureo en una sociedad que lo tolera como si tal cosa, pese a que trate de una gratuita ofensa a los sentimientos generales de todo un país.
Apuesto que jamás dejarían nuestro pasaporte ni los innumerables beneficios que les reporta ser español, que por cierto constituyen un verdadero imán para millones de habitantes en el planeta, que harían lo que no está escrito por formar parte de esta enorme nación nuestra, en vez de limitarse a venir cada agosto a tomar el sol y la sangría.
También se ha abierto hueco en esto el dichoso asunto regional, como si España no fuera sino la suma de españoles unidos por un mismo proyecto, sean de donde sean. Cuando los españoles de distinta procedencia nos conocemos, enseguida forjamos sólidos lazos de hermandad y afecto.
Nuestra geografía nacional se compone de amigos o parientes que viven o hemos conocido en este o aquel sitio y que nos han llevado a visitar este monumento, a conocer esa tradición secular o a disfrutar de aquél cocido o paella. Esa diversidad tan extraordinaria es un prodigioso tesoro de España, que sin embargo hay quien menosprecia marcando el territorio como los animales hacen meando.
Existen tantas formas de ser español como comarcas tiene nuestra formidable nación. Y todas ellas se han entendido a las mil maravillas desde hace siglos, comerciando entre sí, viajando en verano de costa a costa o trabajando tan ricamente en un lugar o en el opuesto. Sucede sin embargo que, de un tiempo a esta parte, el enclaustramiento de los españoles en su terruño, por motivos principalmente laborales, ha hecho que dejemos de movernos y de vivir en diferentes territorios enriqueciéndonos de ese modo, lo que ha podido contribuir al florecimiento de esos pestilentes nacionalismos extremos de naturaleza xenófoba y totalitaria, que en realidad no son más que mastuerzos gañan ismos extrañamente asentados en plena efervescencia tecnológica 4.0 y de un mundo en el que nuestros hijos se mueven como peces en el agua, porque sus horizontes han dejado de ser hace tiempo los del campanario.
Por eso, cuando nuestros soldados desfilan el 12 de octubre, no tratan de exhibir ninguna hueca marcialidad, sino de evidenciar estas cosas que comento. Encarnan también a esa legión de misioneros y militares españoles que extienden a diario la misericordia y generosidad de España por los rincones más míseros y conflictivos del mundo, jugándose la vida.
Les acompañan igualmente centenares de sanitarios que convierten año tras año a España en líder internacional de los trasplantes, o los incontables hispanohablantes que ya han convertido a nuestra lengua en la segunda del mundo. Pero, sobre todo, lo que hay detrás de esos fastos es una conmovedora realidad compuesta por anónimos españoles que aman con hondura a su patria como esa tierra de nuestros padres que define la etimología, y que por eso vibran al escuchar el emocionante himno sin letra y son incapaces de evitar la caída de una lágrima al ver ondear la rojigualda al viento..

>>Volver al Índice


Rector emérito de la UCV presenta libro

El Dr. Sigifredo Orbegoso Venegas presentó a la comunidad académica de la Universidad César Vallejo (UCV) su última producción bibliográfica titulada “Un lustro más de reflexión sociopolítica”, una cuidadosa recopilación de sus artículos de opinión publicados en diversos medios de comunicación locales y nacionales. El libro, editado por el Fondo Editorial de la UCV campus Trujillo, recopila más de 390 artículos, donde el lector encuentra un profundo análisis geopolítico, académico y sociocultural; acerca de los acontecimientos que marcaron la historia del país en los últimos años. Durante la presentación, el también rector emérito de la UCV expresó “el analista tiene que ser inteligente y decir siempre la verdad. Esa es la diferencia entre la opinión y el análisis sobre un tema. El análisis político, como cualquier técnica, aplica la metodología científica, es regido por la lógica”. De acuerdo con ello, la mayoría de los artículos publicados en “Un lustro más de reflexión sociopolítica”, aborda críticamente temas polémicos dentro de la sociedad peruana, como el aborto, la legítima defensa, el terrorismo, la corrupción y la inseguridad ciudadana. “La capacidad crítica de una ciudadanía en un país se debe, en gran medida, a la actividad que desarrollan instituciones como los partidos políticos; lamentablemente, el aporte de los partidos políticos a la reflexión crítica en el Perú, hace ya tiempo, es nula”, señaló Orbegoso Venegas.
La obra está a la venta en la Librería Vallejiana de los campus Trujillo y Lima (Olivos y Lima norte) a un precio accesible para estudiantes y público en general. Cabe mencionar que “Un lustro más de reflexión sociopolítica” fue presentado en la Feria Internacional del Libro en Lima, en agosto de este año.

>>Volver al Índice


TRAS APROBAR LOS NUEVOS VALORES DE EDIFICACIONES Y VALORES ARANCELARIOS DE TERRENOS

Impuesto predial subirá en promedio 5% en el 2019

DICHO TRIBUTO PODRÁ SER CANCELADO AL CONTADO HASTA EL 28 DE FEBRERO DEL PRÓXIMO AÑO O EN FORMA FRACCIONADA HASTA EN CUATRO CUOTAS TRIMESTRALES

En el 2019, el Impuesto Predial de Lima Metropolitana tendrá un aumento promedio de 5% con relación al impuesto pagado en el año 2018, estimó el Centro Legal de la Cámara de Comercio de Lima “Ello por efecto de los nuevos valores de las edificaciones y los nuevos valores arancelarios de los terrenos aprobados por el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento, publicados el 30 de octubre último”, precisó Victor Zavala, gerente del Centro Legal de la CCL.
Cabe mencionar que los valores de las edificaciones de los predios tendrán un aumento de solo 3% en promedio, mientras que los valores arancelarios de terrenos para el próximo año se han incrementado en 5% en promedio, según la Dirección de Urbanismo y Desarrollo del Ministerio de Vivienda.
El Impuesto Predial es un tributo de periodicidad anual que pagan las personas naturales y jurídicas propietarias de terrenos, casas, departamentos, edificios y construcciones en general. El pago se realiza a favor de las municipalidades distritales donde se ubican los predios y la tasa progresiva del impuesto se aplica sobre el valor total de los predios que pertenecen a una misma persona dentro de cada distrito.

PAGO DE IMPUESTO

Zavala explica que el pago del impuesto predial podrá ser cancelado al contado hasta el 28 de febrero del 2019 o en forma fraccionada hasta en cuatro cuotas trimestrales. La primera cuota se hará hasta el 28 de febrero del 2019, mientras las cuotas restantes se pagarán hasta el último día hábil de mayo, agosto y noviembre del 2019, las que serán reajustadas con el Índice de Precios del Consumidor (IPC) que publica el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

JUBILADOS/ ADULTO MAYOR

La CCL recuerda que los pensionistas propietarios de un solo predio, a nombre propio o de la sociedad conyugal, que esté destinado a casa habitación y cuyos ingresos (del jubilado) estén constituidos únicamente por su pensión –que no debe exceder de una UIT– tienen derecho a deducir del autoavalúo el monto equivalente a 50 UIT, debiendo pagar el Impuesto Predial solo por el exceso a las 50 UIT.
Además, conforme a la Ley 30490 –Ley de la Persona Adulta Mayor–, aun cuando no sea pensionista y bajo los requisitos antes mencionados, también tendrá derecho a descontar del valor del predio el importe de 50 UIT, respecto del cual no pagará el Impuesto Predial, siempre que en ambos casos (el jubilado/adulto mayor) soliciten a la municipalidad acogerse a este beneficio, presentando la documentación debidamente sustentada.
“Por ejemplo, si el autoavalúo 2019 de la casa del jubilado/adulto mayor es de S/250.000, se descontarán S/212.500 (considerando una UIT proyectada de S/4.250). En este caso, el tramo afecto solo será S/37.500 x 0,2% y el Impuesto Predial anual del jubilado/adulto mayor será de S/75”, detalló Zavala. Por otro lado, conforme al artículo 13º del D. Leg. 776, las municipalidades están facultadas a cobrar un Impuesto Predial mínimo equivalente a 0,6% de la UIT = S/26 (S/4.250 x 0,6).

>>Volver al Índice

 

   
 
 

LA VOZ DE LA CALLE es una publicación de CAPEVOZ E.I.R.L.
Jr. Zepita # 452 / Teléfonos: (044) 23 1421 - (044) 291512
TRUJILLO - LA LIBERTAD / PERÚ 2014
Contáctenos

Diseño & Desarrollo Web: Traceperu.com